América quiere boleto al Mundialito

Oribe Peralta

 

El equipo mexicano tiene como objetivo participar en el Mundial de Clubes, pero antes tiene que ganar la “Concachampions”

 

Las Aguilas del América van por todas las canicas. El equipo de Coapa quiere aprovechar el buen momento que atraviesa en la liga local para hacer un buen papel en lo que queda de la liga de Campeones de la Concacaf. La misión es ganar el torneo. El premio es un boleto al próximo Mundial de Clubes que se celebrará el mes de diciembre en Japón.

 

Esta semana arrancó la serie de cuartos de final. Hay cuentas pendientes para el equipo de Matosas. Hace un año el Alajuelense de Costa Rica los echó fuera. América busca que el Saprissa pague los platos rotos y si gana, podría chocar contra el Herediano o más adelante contra el propio Alajuelense. Todo podría suceder.

 

Los Millonetas marchan segundos en la Liga MX. Traen buen ritmo. Todo el racimo de grandes jugadores está despertando. Su mediocampo y delantera son de temer. Lo peor que podría pasar es que se relajaran, que jugaran a medio gas y con suplentes. Pero la directiva y el plantel afirman estar decididos a ganar el boleto al “Mundialito”.

 

El certamen de la Concacaf parece estar a modo para lograr el objetivo. Además de los tres equipos ticos metidos en los cuartos de final, hay uno de Honduras, uno de Canadá y otro de Estados Unidos. Los Tuzos del Pachuca también están metidos en la recta final. En el papel hay muchas probabilidades de que el cuadro capitalino se meta a la final… y la gane. Claro, eso es en el papel. Hay que hablar en la cancha y hasta el momento, las Aguilas hablan fuerte y claro.

 

Ricardo Peláez, presidente de los emplumados, pretende cerrar el año con broche de oro después de ganar la liga la temporada pasada y de estar en los primeros sitios en la presente campaña. El Mundial de Clubes sería la cereza en el pastel… si la ganan. Por lo pronto hay que sellar el pasaje.

 

La “aplanadora amarilla”, como se le llegó a nombrar, presume un plantel vasto aunque algunas piezas todavía están en etapa de adaptación. No importa, cuando arriba se enchufan los que saben, como Rubens Sambueza, El “Cepillo” Peralta, Darwin Quintero y Darío Benedetto, son intratables. En el fondo hay garantía con la presencia de un Moisés Muñoz más sólido y seguro. En la zaga trabajan bien los centrales y los carrileros, aunque en este último caso sea uno de los puntos débiles del conjunto, porque a la hora de galopar al ataque el equipo ha quedado descubierto en meas de una ocasión generando confusión en la defensa. No sufre el mediocampo, donde hay elementos que trabajan como pistones bien aceitados y donde el paraguayo Osvaldo Martínez se ha ganado la titularidad porque está en el lugar preciso cuando hay que estorbar y recuperar, y porque tiene claridad hacia el frente y presencia de gol cuando se anima. Osvaldito se ha convertido en el mejor socio de la otra bujía del equipo, Cristian Pellerano.

 

Ahora, hacer un buen papel en el Mundial de Clubes es otro cantar. Cruz Azul lo comprobó en el torneo anterior y otros como Monterrey y Pachuca tampoco lo han hecho mejor. Pero no hay que adelantar hechos. Primero lo que sigue y eso se llama Saprissa. América viajó con casi plantel completo para el partido de ida. Sabe que falta poco para llegar a la final y que tiene lo necesario para estar allí, y en cuanto a la dificultad, es mucho menos que ganar, por ejemplo, la Libertadores.

 

Está en juego un boleto al Mundial de Clubes y el América lo quiere. Todo se define el 29 de abril. ¿Le alcanzará a las Aguilas para ganarse el viaje?

Speak Your Mind

*

más información