Fumar es problema de jóvenes y niños

Un estudio señala que un 90 por ciento de los fumadores adquiere el hábito antes de los 18 años de edad y que uno de cada cuatro jóvenes es latino.

Fumar es problema de jóvenes y niños

Redacción El Punto

Los productos de la industria tabacalera siguen siendo la principal causa de muerte prematura en nuestro país. Cobran 443,000 vidas al año. Sin embargo, los gobiernos estatales no han hecho lo suficiente para detener la ofensiva letal de esta industria.

Para los latinos la situación es mucho más alarmante. Debido a que los programas de prevención a nivel local brillan por su ausencia, el problema se ha convertido en una cuestión de la comunidad.

Además de contar con un presupuesto de mercadotecnia de 8.5 mil millones de dólares al año –23 veces más grande que el de la suma de todos los programas de prevención y control de tabaco en el país–, las tabacaleras han sabido dirigir sus esfuerzos de manera estratégica para incrementar su clientela.

Fumar es un problema de los jóvenes y de los niños. El 90 por ciento de los fumadores adquieren el hábito antes de los 18 años de edad y el 99 por ciento empiezan antes de los 26. Hoy, 1 de cada 4 de esos jóvenes es latino.

Un estudio publicado en el American Journal of Public Health establece que si los estados y los gobiernos municipales invirtiesen mayor energía y fondos en programas de prevención, el número de adictos al tabaco decaería dramáticamente. Este estudio revela que entre los años 2002 y 2008, la implementación de programas de cesación y campañas educativas sobre el daño del tabaco, entre otras medidas, redujo un total de 220,000 jóvenes y adolescentes adictos al cigarrillo.

Está demostrado que invertir en prevención funciona, pero no se está haciendo. Los gobernantes no dedican los recursos necesarios para asegurar la sostenibilidad de los programas de prevención, mientras que los tres gigantes tabaqueros, Altria, R.J. Reynolds y Lorillard, gastan millones de dólares en mercadotecnia y nuevos productos nocivos dirigidos específicamente a enviciar a nuestros hijos.

De acuerdo a un nuevo reporte oficial de la Asociación Americana del Pulmón, “Estado del Control del Tabaco”, durante el 2012, más de 40 estados decepcionaron al país. Recibieron una “F” de calificación por su desempeño en programas preventivos.

Asimismo, el Informe de la Cirujana General: Prevención del tabaquismo en los jóvenes y adultos jóvenes (2012) contiene información valiosísima y a la vez preocupante. Más de 600,000 estudiantes de secundaria (middle school) y 3 millones de preparatoria (high school) fuman cigarrillos. Se cree que los jóvenes que siguen fumando, uno de cada tres morirá prematuramente.

Expertos en salud pública advierten que debemos priorizar proyectos e iniciativas de prevención en los latinos y otros grupos minoritarios. Según las últimas proyecciones del Censo, por primera vez en la historia, en el 2011 el 50.4% de los bebés nacidos en los Estados Unidos fueron de las minorías raciales o étnicas, de los cuales el 26.3% fueron latinos. Por lo tanto, para prevenir que los jóvenes latinos y de otras minorías no se conviertan en los nuevos fumadores, va ser importante el continuo fomento y la financiación de programas que son comprobados de ser efectivos para reducir el consumo de tabaco.

La red nacional Latinos Saludables Sin Tabaco (NLTCN), junto con otros expertos y activistas de la salud pública, están orgullosos de apoyar la actual campaña de educación pública sobre el tabaquismo auspiciada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Este programa es efectivo. Por una parte, permite disuadir a menores a prender el primer cigarro y aumenta el número de adictos que llaman al 1-800-QUIT-NOW para obtener ayuda para dejar de fumar.

Asimismo, el proyecto ha sido un torrente de agua fría para la industria tabacalera debido a que el programa incluye la participación de ex fumadores en spots televisivos y radiales. El gobierno federal no se equivocó al apoyar esta campaña conocida como “Consejos de Ex Fumadores”, pero su ayuda debe ser constante –año tras año– para prevenir adicción, enfermedad y muerte prematura.

La historia y la justicia están de nuestro lado. Tenemos que movilizarnos como latinos para que los estados entiendan que se debe invertir en la prevención hoy para no lamentarnos cuando estemos sufriendo de enfermedades relacionadas al uso del tabaco.

Speak Your Mind

*

más información