Juegos peligrosos

Los adolescentes de Medellín y otras ciudades de Colombia practican una ruleta sexual que preocupa a las autoridades de salud

Juegos peligrosos

Redacción EC

 Es una moda. Placentera para unos, peligrosa para otros. Los jóvenes colombianos, principalmente de Medellín, están practicando un juego sexual conocido como “ruleta” o “carrusel”. Ha pasado desapercibido para muchos padres de familia, pero los adolescentes lo llevan jugando alrededor de un año.

Música, alcohol y las hormonas a tope. Los jóvenes, al no pensar en las consecuencias sino en el momento, de pronto deciden “jugar” a la rueda. Las chicas en círculo y los varones dando vueltas penetrándolas rápidamente, sin protección alguna. Las reglas son: el que eyacula, pierde. Gana el que aguante más.

“Nunca pensé quedar embarazada, fue muy poco tiempo y era solo un juego”, comentó al diario ADN una chica de 14 años que ni siquiera sabe quién es el padre. Esta es solo una de las consecuencias de la ruleta sexual. La otra es el inminente riesgo de contagiarse con alguna enfermedad venérea, como el sífilis y el sida, dos que se han reportado en gran medida entre muchas jóvenes embarazadas. También es alarmante el alto porcentaje de abortos clandestinos. De acuerdo a datos de la Secretaría de Salud de Medellín, un 82.5 por ciento de los best online casino embarazos en adolescentes terminan en un aborto.

Las autoridades sanitarias de la ciudad antioqueña están en alerta promoviendo programas de prevención que impacten a los jóvenes, y recalcando la importancia de que se protejan física y psicológicamente para evitar embarazos no deseados y daños emocionales.

Los trabajadores sociales y otros expertos en el tema coinciden en que es en casa donde comienza la prevención, señalando que los padres deben reforzar los valores éticos y morales de sus hijos para que no sea tan fácil que accedan a las presiones de sus amigos para hacer algo indebido.

Cada vez más los jóvenes, no solo en Colombia sino en todo el mundo, son bombardeados constantemente por los medios de comunicación con mensajes que los empujan a vivir al límite, sobre todo en el ámbito sexual. Total, en las películas, en las revistas, en las series de televisión y en muchos sitios de internet no pasa nada, solamente placer y diversión. Pero el jueguito colombiano, como su nombre lo indica, es una ruleta rusa donde a alguien le va a tocar la bala tarde o temprano.

Speak Your Mind

*

más información