Noche de Emmys para Breaking Bad

Bryan Cranston, Anna Gunn y Aaron Paul fueron galardonados en los Emmy

Bryan Cranston, Anna Gunn y Aaron Paul fueron galardonados en los Emmy

La creación de Vince Gilligan se despide de la pantalla con una lluvia de Emmys, incluyendo el de mejor drama por segundo año consecutivo

La serie más contundente de los últimos años en televisión tronó con la misma virulencia en la gala de los Emmys que en la pequeña pantalla en los últimos años. La noche fue para “Breaking Bad”, que se apropió de los grandes galardones en los que competía con “True Detective” como gran amenaza, triunfando como mejor serie dramática por segundo año consecutivo y llevándose todos los galardones en categoría individual, incluyendo el de Bryan Cranston como mejor actor un año más, cuatro en total.

La colección de Emmys para Breaking Bad fue el broche de oro a cinco temporadas que han dejado una huella imborrable en los espectadores de medio mundo, una idea de Vince Gilligan que ya ha generado una versión para la televisión hispana (“Metástasis”) y que tendrá en breve su propia escisión centrada en el personaje del abogado Saul Goodman.
“Es un momento extraordinario para estar trabajando en televisión”, dijo Gilligan rodeado de productores y sus estrellas, incluyendo a Cranston, que prometió seguir actuando hasta su “último resuello”. También cumplió Aaron Paul por tercera vez gracias a su inolvidable encarnación de Jesse Pinkman, el escudero de Walter White hasta el final. “Lo echo mucho de menos”, dijo de su personaje. Y Anna Gunn le dio las gracias a “su marido televisivo”, uno de los mejores seres humanos que ha conocido, indicó.
El brillante trabajo de ese reparto cerró las puertas al mayúsculo desempeño de Matthew McConaughey y Woody Harrelson en “True Detective”. El intérprete de 44 años aspiraba a convertirse en el primer actor que se hacía con un Oscar y un casino online Emmy de forma consecutiva, pero no pudo ser. “Incluso yo pensé en votar por Matthew”, bromeó Cranston.
En categoría femenina, Julianna Margulis dio la sorpresa como mejor actriz por su trabajo en “The Good Wife”, el tercer galardón que consigue pese al favoritismo de Kerry Washington como posible primera afroamericana en alcanzar semejante logro.
Eso en lo que al drama se refiere, porque en las lides cómicas “Modern Family” volvió a imponer su ley por quinta ocasión consecutiva, una suerte de monotonía contra la que nada pudo hacer “Orange Is The New Black”, la nueva sensación de Netflix.
Julia Louise Dreyfuss también hizo buenos los pronósticos con un nuevo galardón como mejor actriz, el tercero como principal reclamo de “Veep”, la comedia creada por Armando Iannucci. Por cierto que a Dreyfuss le tocó resistir la embestida de su colega Bryan Cranston, que aprovechó la coyuntura para plantarle una contundente serie de besos en la boca a la actriz de “Seinfeld”, superando con creces al que recibió Halle Berry de Adrian Brody en la ceremonia de los Oscar en 2008.
Jim Parsons, por su parte, fue designado por la Academia de Televisión de EEUU como el mejor actor en una nueva temporada de “The Bing Bang Theory”, una categoría en la que derrotó a William H. Macy, Don Cheadle, Louis C.K. y Matt LeBlanc.
“Fargo” fue otra de la triunfadoras de la gala al alzarse con el premio a la mejor miniserie de televisión, una creación extraída del brillante largometraje de los hermanos Coen en 1996. Y “The Normal Heart”, protagonizada por Mark Ruffalo, Julia Roberts y Alfred Molina, se impuso como mejor largometraje para televisión.
También fue una noche memorable para Kathy Bates, ganadora del Emmy a la mejor actriz secundaria en una miniserie; para Martin Freeman, por “Sherlock: His Last Vow” como actor secundario; para Jessica Lange como actriz principal en “American Horror Story: Coven”; y para Benedict Cumberbath por “Sherlock: His Last Vow”.
Pero ninguno de ellos alcanzó a llenar el teatro como Billy Cristal con su homenaje al recientemente desaparecido Robin Williams. “Es muy duro hablar de él en el pasado porque estaba muy presente en nuestras vidas. Durante 40 años fue el más grande entre los comediantes”, aseguró visiblemente emocionado, rodeado de un silencio monumental en una gala que celebró la era dorada que atraviesa la televisión americana, con “Breaking Bad” como su mayor exponente.

Speak Your Mind

*

más información