Liguilla de felinos con Pumas al frente

Pumas en un partido con Jaguares

Eduardo HerreraPumas, Tigres, León y Jaguares están en la fiesta grande del fútbol mexicano, en la que los del Pedregal llegan como claros favoritos

[Read more…]

La fiesta llegó a Querétaro

ronaldhino_con_queretaro

ronaldinhoEl brasileño Ronaldo de Assis Moreira firmó un contrato por dos años con los Gallos Blancos, un equipo que buscar salir de la mediocridad

[Read more…]

Atlas y Querétaro tienen su guerra aparte

Los Zorros y los Gallos Blancos saben que tienen que jugarse el todo por el todo para no descender, pero si Puebla no suma puntos podría ser el tercero en discordia

Los Zorros y los Gallos Blancos saben que tienen que jugarse el todo por el todo para no descender, pero si Puebla no suma puntos podría ser el tercero en discordia

Pelean su propia batalla, una que nadie quiere enfrentar. Uno es histórico, casi casi centenario; el otro es un trotamundos, un despreciado que ya está acostumbrado a estos desafíos. Por un lado están los Rojinegros del Atlas y por el otro los Gallos Blancos del Querétaro. El premio: la permanencia. El castigo: el descenso.

Ambos llegaron a estas instancias arrastrando las miserias conseguidas en el torneo anterior. Los dos se reforzaron mal y pagaron las consecuencias. Hoy están en igualdad de circunstancias y parece que por fin les cayó el veinte que deben apretar la marcha si es que no quieren caer el abismo de la segunda división o división de ascenso, como quiera llamarla.

Los Zorros parecen ser los consentidos, los que tienen mayor presencia en el escenario, los que cuentan con los blasones que le dan su abolengo. Aunque casi siempre les ha ido de la patada, ya que en su larguísima trayectoria apenas tienen una estrella en su escudo.

Pero ahorita eso no es lo importante. Lo que quieren es salvarse de la quema. Tomás Boy, su apasionado y enérgico estratega lo entiende así y exige que sus muchachos dejen la piel en cada partido. Por el momento empezaron bien y su refuerzo estrella, el sinaloense Omar Bravo, ha respondido con goles, esos que no hizo con Cruz Azul.

El otro involucrado, Querétaro, de pronto se dio cuenta de que si no hacía nada se iba directito al precipicio. Tampoco se quiere ir y de la mano de Sergio Bueno no le pierde el paso a su rival. Los Gallos hicieron ajustes en juego y en mentalidad. Para este torneo aprovecharon que los colombianos están de moda y ficharon a tres de ellos (Wilberto Cosme, Omar Vásquez y Oswaldo Henríquez) para completar su cuota de extranjeros, que además incluye al peruano (Carlos Mariño) y al brasileño (Luis Dialisson de Souza Alves).

Ambos equipos tienen motivaciones suficientes para ponerse las pilas. Atlas no quiere dejar solo a las Chivas como único equipo representante de Jalisco. Las burlas de sus acérrimos enemigos no los dejarían en paz. Por otro lado, Querétaro ya no desea seguir dando tumbos. No quiere seguir siendo el eterno escalón de nadie. Al que todos ultrajan para beneficio propio. Ser el que no se merece tener un estadio como el de la Corregidora, uno que ha sido su tumba en otras ocasiones. El panorama para los dos se ve complicado, pero uno se salvará y el otro tendrá que empezar de cero en el inframundo luchando con otras almas en pena que quieren regresar a la gloria.

Hay uno que no debe bajar la guardia. Los Camoteros del Puebla no andan muy lejos en la porcentual y si no aprietan el acelerador podrían verse en serios problemas. Con Manolo Lapuente se le ven buenas cosas al conjunto de la franja, lamentablemente no han tenido suerte y eso también puede ser un factor que los condene.

Independientemente de lo que pase en la cima, si Tijuana puede repetir el título, si América llega a la final, si la Máquina por fin se corona o si Tigres vuelve a rugir, los de abajo tienen su guerra aparte, una que será a muerte.

más información