404 Un altar culinario para el Día de los Muertos - El Punto Semanal

Un altar culinario para el Día de los Muertos

Luis Navarro es el dueño de Lola’s, un restaurante mexicano que celebra cada año la vida de su ex cocinera y fundadora

Pablo Scarpellini | Los Angeles

Lola's Restaurant Mexicano

Sopes tradicionales de Lola’s Restaurant

Hay lugares hechos a la medida para determinadas fechas. Lola’s se ha ganado a pulso ser lugar de referencia para el Día de los Muertos, una de los días marcados a fuego en el calendario mexicano por su tradición y su particular forma de recordar y honrar a los que ya no están.

A simple vista se adivina el porqué de la fama de este restaurante familiar ubicado en el barrio de Long Beach. Desde el dueño, Luis Navarro, hasta los camareros del lugar, llevan bordados en sus camisas el logo del establecimiento, una calavera festiva con colores en honor a esa fecha, y el menú está cargado de elementos significativos para celebrar con los platillos más comunes que circulan por las mesas en México.

Hay moles de varios tipos en la carta y tamales para la ocasión. Pero por encima de todo está Lola, la madre de Luis, que no solo le da el nombre al lugar sino que dejó la impronta de su cocina antes de fallecer en 2010 por un problema. “De alguna forma, cada año el Día de los Muertos es un homenaje a mi madre en este restaurante”, cuenta Navarro, sin un ápice de tristeza en la mirada.

Todo lo contrario, habla de ella con orgullo y lo que significa el 1 de noviembre para él. “Es el pistoletazo de salida de la temporada, justo antes de Thanksgiving y de las celebraciones de Navidad”.

Luis Navarro, dueño de Lola's.

Luis Navarro, dueño de Lola’s

Todo ello les ha convertido en un restaurante diferente, pese a la inmensa competencia en una ciudad como Los Angeles. “Cuando abrimos ese era el reto. Hay un millón de restaurantes que son mexicanos, pero queríamos ser diferentes. Hicimos viajes a México para saber qué estaba pasando al otro lado de la frontera, con recetas más modernas. Y se me hace que el error que comete mucha gente es abrir el restaurante con las mismas cosas y la realidad es que está cambiando mucho la escena culinaria mexicana”.

Además de las recetas modernas, Navarro cree que una de las claves de su establecimiento es el corazón que le ponen a sus recetas. “Cuando le pones el corazón a las cosas, todo cambia”, explica convencido. Toma como referencia la película “Como agua para chocolate”, de Alfonso Cuarón, un homenaje a la gastronomía azteca tradicional.

De momento ya son siete años de echarle ganas y pasión. El local lo abrieron en 2008 entre él y su madre, inspirados por su cocina. Las recetas eran de la familia, de Guadalajara, con la birria como plato estrella, además de los moles. Después falleció su madre en 2010 y entonces llegó su padre, con conceptos culinarios más modernos.

El adiós de su madre le motivó el meterle más al restaurante y mantenerlo vivo, con el alma de Lola siempre presente, con ganas de crecer, aunque es el único que tienen de momento. “Quizá Downtown u Orange County en el futuro, pero de momento estamos luchando con éste”, comentó Luis.

En cuanto al Día de los Muertos que se avecina, lo entiende como un momento de celebrar, manteniendo el espíritu festivo todo el año de alguna manera. Y siempre en recuerdo a Lola.

 

Speak Your Mind

*

más información