404 Un paraíso en el sur de Los Angeles - El Punto Semanal

Un paraíso en el sur de Los Angeles

“Este lugar te saca de la violencia y de las pandillas y te muestra el camino hacia algo mucho mejor”.

Alumnos de la clase de medios audiovisuales disfrutan mientras aprenden

“A Place Called Home” combate la delincuencia, las pandillas y las drogas con programas de música, educación y deporte. Su objetivo es ofrecer una alternativa a los jóvenes que más lo necesitan

150 licorerías y ni un solo cine. Con esta sorprendente oferta de ocio, no es de extrañar que muchos jóvenes de South Central Avenue, una de las peores zonas del sur de los Angeles, acaben atrapados en pandillas, drogas y alcohol. Pero afortunadamente existen organizaciones como “A Place Called Home” que luchan cada día por sacar a estos adolescentes de lo peor que la ciudad de Los Angeles tiene que ofrecer.

De hecho, sus programas de música, baile, educación, deporte y tutoría han transformado ya la vida de muchos niños y adolescentes, que acuden a este santuario con la intención de dejar atrás el estigma de la miseria.

Para Reynaldo Cartagena y Daniel Ortega las clases de música que ofrece este lugar les ha ayudado a descubrir su auténtica pasión en la vida. Los dos viven en South Central y los dos coinciden en que sin esta organización sus vidas serían muy distintas.

Reynaldo tiene 18 años y aunque ha nacido en Estados Unidos se nota que se siente muy orgulloso de sus raíces salvadoreñas. En un perfecto español, Reynaldo cuenta que sabe tocar la guitarra, el bajo, la batería y que también es cantautor y arreglista. Además forma parte de la banda de música ‘29 Live’, creada por “A Place Called Home” y que acaba de tocar en la alcaldía de Los Angeles.

Reynaldo Cartagena (centro) y Daniel Ortega (dcha) junto a otro compañero en la clase de música

“No me puedo creer todo lo que estoy aprendiendo aquí. Sin esta organización todavía estaría intentando aprender a tocar la guitarra que me regaló mi padre cuando era un niño”, explica Reynaldo sin poder disimular su alegría. “Mi familia no tiene dinero para pagarme clases de música y menos para enviarme a la universidad, pero aquí te ayudan con becas y te preparan para tu futuro. Ahora quiero estudiar en CalArts y convertirme en profesor de música, para así ayudar a otros niños a descubrir su talento”.

Daniel Ortega lleva tres años recibiendo clases de música, y con tan solo 14 años se ha convertido además en el orgulloso presentador de la radio de “A Place Called Home”. Aquí, cuenta el joven de origen mexicano, se discuten todo tipo de temas, y como no, también el de la violencia que se vive en las calles. “Yo crecí en medio de pandillas y oyendo disparos a mi alrededor todo el tiempo y uno no sabe cómo salir de estas situaciones. Este lugar te saca de la violencia y de las pandillas y te muestra el camino hacia algo mucho mejor”.

A este camino precisamente es al que se refiere Jonathan Zeichner, director ejecutivo de “A Place Called Home”, quien afirma muy orgulloso que el verdadero cometido de esta organización es mostrar a cada niño su auténtico potencial y prepararles para la vida real. “La realidad es que el hecho de nacer en un determinado código postal marca totalmente la vida de un niño. Es como si todo el mundo estuviera preparado para que los jóvenes del sur de Los Angeles fracasen. Y esto es precisamente lo que cambiamos aquí”.

Un esfuerzo que llevan haciendo por los últimos 20 años y que, en vista de los recortes financieros que han sufrido muchas escuelas en sus programas para después de clase, no dudan en seguir ofreciendo.

“Nuestra comunidad está muy necesitada de estos servicios gratuitos. Ahora mismo son 300 jóvenes, de entre 8 y 18 años, los que se benefician de nuestros programas todos los días, pero la realidad es que tenemos una lista de espera de 150 adolescentes y queremos hacer algo por ellos”, explica Jonathan Zeichner. “Si estos niños se quedan en las calles a partir de las dos de la tarde, que es cuando terminan la escuela, el riesgo de que acaben en pandillas u otros problemas es muy alto”.

Por ello, “A Place Called Home”, un lugar en el que el 85 por ciento de los niños que acuden son latinos, quiere abrir un nuevo centro para adolescentes y ampliar su programa de becas con el objetivo de que cada vez sean más los niños que puedan recibir una educación superior.

Karina Domínguez (segunda por la izq) tiene 17 años y pertenece al programa "Bridge to the Future"

Karina Domínguez pertenece a “Bridge to the Future”, el programa que prepara a los chicos en su camino a la universidad. En él, esta adolescente de 17 años recibe clases de cálculo, de ayuda financiera y de computación. Además ha aprendido a tocar la guitarra y el piano y tiene grandes sueños por cumplir.

“Yo nací en South Central rodeada de helicópteros y sirenas de policías, y hasta que llegué aquí nunca pensé en mi futuro. Pero en esta organización te empujan a dar todo lo que uno lleva dentro y ahora quiero hacer algo importante con mi vida”. Karina quiere ser ingeniero electrónico o veterinaria, algo de lo que dice están muy orgullosos sus padres. “A ellos les encanta que yo venga aquí porque saben que es un lugar seguro y en el que aprendo mucho. Y lo mejor es que ahora mi mamá también está viniendo aquí a recibir clases de computación”.

En “A Place Called Home” saben muy bien que la educación empieza en casa, por ello han ampliado sus servicios a las familias de los niños. Una vez a la semana los padres se reúnen para ver cómo pueden ayudar a sus hijos y también a ellos mismos.

“Esta es la segunda casa de tres de mis hijos. Aquí se han encontrado con respeto, amor y un lugar seguro en el que aprender alejados de la violencia que hay ahí fuera. A mi hijo mayor nunca le traje aquí, él está en la cárcel por drogas, pero estoy segura de que si hubiera venido a este lugar no hubiera acabado donde está”, dice emocionada Marisa Prude, una mexicana que llegó a este país hace 21 años en busca de una vida mejor. “Esta organización me ha dado la vida y espero que se la siga dando a otras personas necesitadas como yo”. Una meta que “A Place Called Home” seguirá llevando a cabo cueste lo que cueste.

A Place Called Home

2830 S. Central Avenue, Los Angeles, CA 90011

323/232-7653

www.apch.org

 

Home » Un paraíso en el sur de Los Angeles » “A Place Called Home”
Clase de música
Clase de música
Clase de música
Clase de música
Marisa Pride con sus hijos
Ariel Centeno
Karina Domínguez
Clase de música
Karina Domínguez con otras estudiantes de APCH
Karina Domínguez con otras estudiantes APCH
Estudiantes de APCH
Estudiantes de APCH

 

 

 

Speak Your Mind

*

más información