Una artista hecha en Los Angeles


Seguidores rinden homenaje a cantante Jenni Rivera, en la ciudad donde ella ofreció su último concierto

Dolores Janney Rivera Saavedra nació y creció en Long Beach. Tenía raíces mexicanas pero su desarrollo personal y artístico está muy ligado al sur de California.

Fran de León. Los Angeles

La gran Jenni Rivera es un claro ejemplo de la hija de inmigrantes mexicanos que creció con dos culturas, con dos idiomas, con dos identidades, y que amó de igual manera el México de sus padres y Estados Unidos, la tierra donde se crió.

La cantante estudió administración de empresas y también se dedicó a los bienes raíces. Su oficina inmobiliaria está ubicada en la ciudad de Corona, unas treinta millas al este de Los Angeles. Pero ella y su familia residían actualmente en una gran mansión en la ciudad de Encino, un barrio enclavado en el Valle de San Fernando.

La artista estuvo desde siempre muy cercana a la comunidad hispana del sur de California, específicamente en el área de Los Angeles, y lo mismo apadrinaba salones de belleza que inauguraba loncheras. Una de ellas con el nombre de “Tacos la gran señora”.

Jenni Rivera fue una gran figura mediática que siempre estuvo en los titulares de radio y televisión, y como siempre estuvo muy accesible al público hispano radicado en esta parte del país, la noticia de su fallecimiento fue muy sentida por una comunidad que la sigue llorando y recordando a ritmo de banda.

Speak Your Mind

*

más información